trucos blogger
Carla Abejón Tamargo Escritora


domingo, 24 de abril de 2011

Capítulo 3: Las cartas sobre la mesa.

Capítulo 3: Las cartas sobre la mesa.




Salió del balcón, y con una terrible marca de impotencia en el rostro atravesó la habitación hasta la puerta. La ira se apoderó de él. Reprimió las ganas de gritar, de gritar hasta morir completamente desgarrado por el odio y la desesperación. Apretó con fuerza el pomo dorado de la puerta, el pomo era demasiado frágil para resistir aquel esfuerzo. Cuando el muchacho retiró la mano descubrió en ella los pedazos, ya no eran dorados, mostraban un color negruzco. Lo había quemado. Arrojó los pedazos al frente, haciéndolos atravesar la ventana, y el balcón. Desaparecieron de su vista. Salió pegando un portazo.
Al salir de la habitación tropezó inesperadamente con alguien. La niña cayó hacia atrás ayudada por el choque frontal que había recibido por parte de su hermano.
-          ¡Joder! – Se quejó él, aún más cabreado.
La intromisión de su hermana sumada al tema de Aphrodite se fusionaba en su cabeza agrandando aún más el problema al que ya le venía dando vueltas varios meses atrás.
-          Perdona… - murmuró ella en un tono casi inaudible.
Siempre en medio  la maldita niñata está, pensó su hermano. Pero no lo dijo en alto. Aunque estuviese enfadado consigo mismo, y con el mundo en general, su hermana no tenía culpa alguna de ello y no la iba a hacer pagar injustamente las consecuencias. Sin embargo, desvió la mirada y preguntó con indiferencia:
-          ¿Qué haces tú en mi torreón?, ¿no sabes que tienes prohibida la entrada? – Su enfado había disminuido notablemente, al menos con ella.
Su habitación era una zona prohibida para determinadas personas. Su padre tenía derecho a acceder a ella, y también al igual que su madre a decidir quién entraba. Pero sólo él decidía quien entraba en su habitación. Sólo él.
Su habitación estaba en el torreón Alfa, en el ala derecha del palacio.

-          Perdone su majestad – respondió ella con tono irónico -, venía a preguntarte una cosa, pero con ese humor, casi que me ahorro la pregunta, y ya lo dejamos para otro día – sentenció.
Él se limitó a bufar y a contestar:
-          El tiempo ya está perdido, así que ahora no hagas que haya sido en vano.
-          ¡No me ordenes lo que debo hacer! – lo miró desafiante.
-          A ver – comenzó diciendo al tiempo que alzaba una ceja, divertido – Luna, habla, no tengo todo el día.
-          No, no, no, no, no, no… – repitió melódicamente.
Él, cansado de los absurdos jueguecitos de su hermana pequeña suspiró. Se despidió de ella, y avanzó un metro y medio para disponerse a bajar por la escalera de caracol.
-          ¡Espera! – suplicó su hermana.
Una maliciosa sonrisa triunfal se dibujó en su rostro, y la miró.
-          No. Que según dices, no tienes nada que contarme…
-          ¡Jopelines!, yo sólo me estaba haciendo la interesante, para lograr un poco de atención, ¡pero tú no me haces ni caso! – Luna se cruzó de brazos, tomó aire e infló los mofletes para simular un enfado repentino.
El muchacho no pudo evitar reírse. Su hermana le había alegrado un poco el día después de todo, con aquel teatro que estaba montando.
-          Pero hay que ver que tontita te pones, ¿eh? – se acercó corriendo hacia la niña, que parecía una muñeca, y la cogió en brazos -. ¿Qué princesa, me cuentas eso tan importante, o tengo que recurrir a las cosquillas?
La niña simuló temor y empezó a hablar, y a describir con todo lujo de detalles la situación que había allí abajo en el salón común del castillo.
-          ¿De verdad, princesa?
-          Te lo juro por Fiamma – Afirmó solemnemente.
-          ¿Quién, o qué es eso, o… ese?
-          ¡Mi mascota! ¡Mi nuevo gatito! Me lo ha regalado una de las mujeres que hay ahí abajo. Una muy bella, parecía una diosa – Estas últimas palabras se clavaron en el chico como un puñal -. Es negro y de ojos azules – El muchacho estaba realmente sorprendido del interés que estaba mostrando en las palabras de su hermana -. ¡Pero ha desaparecido, y no lo encuentro por ningún lado!
-          ¡Qué desgracia! – Dijo sin prestarle demasiada atención, pues seguía dándole vueltas al tema del gato.
-          ¿Tú lo has visto? – preguntó sacándole de sus pensamientos.
Él pensó en aquel minino que había entrado por la ventana de su torreón. Pero  era imposible que fuese el gato de Luna. Aunque era tal y como ella lo había descrito. El torreón de su hermana era el torreón Gamma, mucho más bajo, más estrecho, y se encontraba en la punta Sur del castillo. Un gato corriente no era capaz de escalar esos muros.
Su hermana lo zarandeó.
-          ¿Me estás escuchando?
-          Ehhh… Claro que sí, claro que sí, princesa. No, no lo he visto, pero no te preocupes que ya aparecerá.
-          ¿Tú crees?, ¿y si se ha escapado y no vuelve nunca, nunca jamás? – su cara se entristeció.
-          Volverá. Y si no vuelve compraremos otro no, otros dos – y sonrió.
-          ¿De verdad? ¡Y así podrán tener bebés! – su sonrisa se ensanchó.
-          De verdad de la buena.
Luna lo abrazó. Que tierna era cuando se lo proponía.
-          Bueno, princesa – comenzó a decir mientras la apartaba para poder contemplarla -, ¿y ese vestido tan bonito?
-          Me lo ha traído papá. Dijo que lo había comprado en uno de los sitios en los que estuvo. Es violeta; él dice que es del mismo color que los campos de lavanda, tiene piedrecitas brillantes, y un lazo blanco; como el pelaje de los unicornios.
-          Claro que sí – y le sonrió de nuevo -. Estás guapísima, seguro que eres la niña más hermosa de toda la fiesta.
Su hermana enrojeció, su hermano le había sacado los colores. Lo abrazó de nuevo, y echó a correr escaleras abajo mientras tarareaba la canción de un programa infantil.
El muchacho también desapareció, lentamente, en la escalera de caracol.
Ya abajo en el pasillo se abría un auténtico laberinto de múltiples posibilidades. Derecha o izquierda. Arriba o abajo. Adelante o atrás. Decisiones, siempre están presentes.
A la derecha se encontraban las habitaciones de los invitados con sus respectivos baños, y a la izquierda las habitaciones del personal. Había cinco escaleras que conducían hacia arriba; cuatro de ellas eran de caracol, y llevaban a torreones. El Beta; perteneciente a su hermano, el Gamma; perteneciente a Luna, el Omega; dónde dormía Nico, y el Alfa que era el suyo. Las últimas escaleras no eran en forma de caracol, eran anchas e imponentes, llevaban al lugar más alto del castillo; a la cúpula central, dónde se hallaba la habitación de sus padres, los soberanos del reino. Adelante se encontraba un enorme salón de juegos, y una gran habitación que utilizaban como sala de reuniones. A sus espaldas tenía el gimnasio.
Siguió el camino del centro, y allí bajó las escaleras hasta la gran sala común.
Todas las miradas quedaron clavadas en él, y fue entonces cuando cayó en la cuenta de que llegaba tarde. Todos lo estaban esperando. Era el único invitado que faltaba para que el acto se denominara oficial.
Fuego, consúmeme, pensó.
Pero ya era demasiado tarde para retroceder, ya no podía echarse atrás. Había cometido un grave error llegando el último, y habiendo hecho esperar a esa multitud de personas importantes. Había llegado su turno, había lanzado los dados, arrojado la moneda, y jugado su última carta. La suerte ya estaba echada; ahora debía jugar la partida.

11 comentarios:

  1. Este capitulo es bastante intenso me ha gustado, te seguiré leyendo así te dejo una opinión más completa,bueno te dejo un bezaso enorme, que estés bien. te sigo.

    ResponderEliminar
  2. wow!!
    me encanta la historia!
    ^^
    sigue asi, jeje
    besos!

    ResponderEliminar
  3. Me gusta especialmente el párrafo final ^^ (Desde lo de "Fuego consúmeme")
    Las historias de palacios de otras épocas y reuniones oficiales enredosas suelen gustarme :)
    Cuando la reunión se inicie con el invitado que llega tarde, es decir, cuando publiques el próximo capi, mándame un privi que no hago mucho caso a los eventos xDD
    Soy Kate, no me deja comentar desde mi cuenta :S

    ResponderEliminar
  4. :O que interesante esta eso :O que mona luna ;D tengo ganas de saber que pasara en esa reunion ;D el ultimo parafo me ha encantado :S siempre me dejas con intriga desde luego T_T necesito saber mas un besazo hermosa

    ResponderEliminar
  5. ahhhh!!!!! m ha encantadooo kieroo massss!!!!!!!! toy de acuerdoo con kateee y albaaa!!!!!!! besitoss wapaaa espero q subas pronto xDD

    ResponderEliminar
  6. Bueno, ya estoy aquí. ¡Holaaa!
    Para comenzar, debo confesar que sólo me acordaba de que el gato le había dejado sin dormir toda la noche. Hacía tanto tiempo que no subías capítulo que se me había olvidado lo demás.
    Sobre el capítulo te diré que ha sido un capítulo suave, ten en cuenta que estás presentando a los personajes y todavía la trama de la novela no se vislumbra clara.
    Una cosa, ¿vas a plantearla como una historia fantástica con ambientación antigua o futurista?
    Sobre la ortografía he notado que has mejorado mucho con los acentos, sólo recuerdo uno en un qué exclamativo. Pero de lo que sí me ha dado cuenta es que omites los guiones de los diálogos. son necesarios cada vez que cambias de interlocutor y haces un inciso como narrador. puedes mirarlo en cualquier libro escrito en español.
    Bueno, cariño, sigue con tu historia que a medida que escribas irá mejorando todo. Además el argumento tiene gancho... amores de otros mundos...
    Un beso muy grande. =))

    ResponderEliminar
  7. me esta gustando, actualizaa prontoo ^^

    ResponderEliminar
  8. Holaaa!!! Tenía un hueco y en vez de pasarme esta tarde lo hago ahora ^^ Me ha gustado, hay alguna faltilla pero cosa pequeña. Que rica la peque con lo de los gatitos XDDd como empiecen a tener bebés llenara todo de gatos O.o un besote y esperando el siguiente ^^

    ResponderEliminar
  9. No se como lo haces pero siempre me dejas pegadita a tu blog.No tardes mucho en subir la siguiente historia.Besos.

    ResponderEliminar
  10. Sigo diciendo que el zagal es raro. Ya podría dedicarse a pensar más las cosas. Bueno el rollo faltas es nulo (será que ya lo habías arreglado viendo los otros comentarios) y luego hay palabras que repites pero con un poco de técnica puedes cambiar eso. Espero el capítulo cuatro a ver qué tal sale.

    ResponderEliminar
  11. Hola soy nueva y la verdad es que me ha encantado hasta ahora tu historia estoy super enganchada espero que subas porque no veo el capitulo 4 :S besitos y sigue asi eres genial :D

    ResponderEliminar

Déjame aquí tus tesis, sugerencias, opiniones, y recomendaciones.